Finding YourMinistry / Encontrando Tu Ministerio

Finding YourMinistry / Encontrando Tu Ministerio Parte 1

Published on Oct 4, 2018 / Publicado el 4 de octubre de 2018

Hola. Soy Rivka y bienvenidos a La Vida Inspirada Bíblicamente.

Hoy quiero hablarles unos minutos sobre su ministerio personal. Cada uno de nosotros, dentro del cuerpo de los Creyentes, estamos llamados a ministrarnos unos a otros de alguna manera particular. Nuestro trabajo es averiguar cuál es ese ministerio. No todos estamos llamados a ser maestros o predicadores o algo así delante de las personas y el tipo de cosas en que pensamos cuando escuchamos hablar de ministrar. Hay muchas posibilidades y cada uno de nosotros necesita encontrar ese llamado. Pero muchas personas están confundidas y no están seguras de cómo averiguar cuál es su ministerio.

Bueno, solo quiero animarte hoy con un versículo de las Escrituras de Éxodo 24: 7. Allí encontramos a los hijos de Israel y ellos dicen: “haremos y escucharemos”. Ahora, ¿qué significa eso? Eso parece muy contradictorio. Ustedes pensarían que escucharían y luego lo harían, pero ellos dicen lo haremos y lo escucharemos. ¿Qué podemos deducir de eso?

Bueno, primero que todo, tenemos un plan de Dios en Su Palabra y a través de Su Palabra es una revelación para nosotros. Ahora, hay diferentes tipos de revelación. Primero, hay una revelación general, y eso es algo que se encuentra en la Biblia para todas las personas. Lees la Palabra de Dios y se te revelan diferentes cosas, ya sea sobre la creación, sobre el pecado, la caída del hombre, lo que sea; Hay revelación general.

Luego encontramos que hay revelación progresiva, lo que significa que, si se mira en el Antiguo Testamento, el plan de salvación con la muerte, sepultura y resurrección de Yeshua no se conocía. Entonces encontramos que cuando Yeshua fue crucificado, bajó a Gei Hinnom, a Sheol y se reveló a la gente allí y tomó cautiva a la cautividad y a los que estaban en el seno de Abraham, que son aquellos que creyeron en un Mesías, en un Redentor en El Antiguo Testamento antes de que Yeshua viniera a la tierra, a esa gente, Yeshua se les reveló, y luego ascendieron al Cielo con él. Ahora, así que eso es revelación progresiva.

Y, finalmente, vemos que hay revelación personal. Ahora, ¿cómo encontramos eso? A través de la oración, a través de la Palabra, porque en la Biblia no dice, Rivka, debes hacer esto, tienes que hacer esto para ministrar. No tiene nombres específicos y lo que debes hacer; sin embargo, eso no significa que no te hable a un nivel personal. Entonces, lo que debíamos hacer es que debemos hacer aquellas cosas que la Biblia nos ha revelado para que seamos obedientes a Dios y, a través de eso, Dios nos revelará más, Él nos revelará lo que debemos hacer personalmente.

Y quiero alentarles, no significa que sea algo que esté ahí afuera frente a la gente, que sea algo que se va a necesitar, ya sabes, trabajo de tiempo completo para llevar a cabo. Hay tantos tipos diferentes de ministerio. Tal vez tu ministerio sea orar por las personas, tal vez tu ministerio sea ser un alentador. Puede hacer una llamada telefónica o dos cada semana a alguien que Dios pone en tu corazón para alentarlo de alguna manera o escribir cartas a las personas, simplemente dándoles una pequeña nota de aliento. Tal vez sea para ayudar a las nuevas madres de alguna manera, ya sea enseñándoles, ayudándoles, trabajando en una guardería, trabajando en un ambiente de Escuela Bíblica de Vacaciones. Tal vez tengas un gran talento en la cocina y podrías proporcionar algunas golosinas para los niños o para el estudio bíblico de las damas.

Hay tantas maneras en las que puedes ministrar al cuerpo para la gloria de Dios y solo quiero animarte a orar, a estar en la Palabra y encontrar el ministerio que Dios tiene para tu hacerlo. 

Dios les bendiga.

 

Finding Your Ministry – Part 2 / Encontrando Tu Ministerio – Parte 2

Published on Oct 11, 2018 / Publicado el 11 de octubre de 2018

Hola. Bienvenido de nuevo a La Vida Inspirada Bíblicamente.

Quería volver a hablar con ustedes sobre el tema de la última vez, que es encontrando tu ministerio. Recientemente tuve dos conversaciones con mujeres que, creo yo, tienen problemas con el compromiso y la disciplina. Y solo quería compartir con ustedes cómo esto puede ser un problema para encontrar y tener éxito en su ministerio.

La primera mujer con la que hablé dijo que no sabía lo que el Señor tenía para que ella hiciera como ministerio y que estaba perdida. Entonces, cuando empezamos a hablar, y conozco muy bien a esta mujer, le sugerí que llamara a su líder del estudio Bíblico y se ofreciera a traer el postre para el próximo estudio de la Biblia. Bueno, al principio ella pensó que era una gran idea y dijo que lo haría y al final de la conversación, antes de que termináramos en el teléfono, ella misma se había convencido dejar de hacerlo. Y eso es porque ella no quería comprometerse, ni siquiera para una reunión la semana siguiente.

La segunda mujer con la que hablé está al principio del ministerio de ella y su familia, y hablamos sobre los diferentes pasos que deben tomarse para que este ministerio comience de la manera correcta. Estaba muy emocionada y tomó notas y tuvimos una gran discusión juntas. Pero al final, estos diferentes hitos no se han cumplido y están estancados en su ministerio.

Así que podemos ver, en estos dos ejemplos, cómo ser disciplinado o estar sujeto a un compromiso se ha convertido en un verdadero obstáculo para dos personas en sus ministerios. Así que quiero animarte mientras buscas la dirección del Señor que te asegures de que Él no haya puesto algo en tu corazón y simplemente no estás dispuesta a estar obligada y comprometida a seguir adelante con eso; y solo quiero impresionar sobre ti la importancia de tu ministerio.

Todos somos parte del cuerpo de los Creyentes. Yeshua, ese es Jesús, es la Cabeza y el resto de nosotros somos parte de este cuerpo dinámico. Y si no estás haciendo tu parte, si no estás haciendo lo que te han llamado a hacer, realmente estás decepcionando a todo el cuerpo. También estás decepcionando al Señ-r.

Pero muchas personas no piensan en el hecho de que también están decepcionando a todo el cuerpo. Si el corazón decide que va a dejar de latir, si los pulmones deciden que van a dejar de respirar, si los brazos o las piernas deciden que van a dejar de moverse, eso va a lastimar a todo el cuerpo; y es lo mismo con cada uno de nosotros si nos retenemos o no cumplimos con el ministerio al que estamos llamados a realizar. Así que solo quiero animarte nuevamente hoy a buscar al Señ-r para que hagas y escuches lo que Él tiene para que tú hagas.

Dios te bendiga.  Que tengas un gran día.