Salvaguardar Tu Matrimonio

Salvaguardar Tu Matrimonio

 Publicado el 24 de diciembre de 2018

Rivka: Hola. Bienvenido de nuevo a La Vida Inspirada Bíblicamente. Tenemos otro episodio de los Lunes de Matrimonio y Baruch está conmigo para hablar sobre el tema de salvaguardar tu matrimonio.

Recientemente estábamos en el auto escuchando un programa de radio sobre el matrimonio y quería que Baruch interpretara lo que le llamó la atención en ese programa.

Baruch: Bueno, ya sabes, se trataba, en realidad, de un matrimonio superando el fracaso y los obstáculos. El orador hablaba sobre personas que, ya sea el esposo o la esposa tuvo una aventura, y ahora estaban tratando de recomponer el matrimonio. Así que se trataba de pasos para volver a armar el matrimonio. Y lo que me impactó fue, creo, que, en la mayoría de las situaciones, los principios, los buenos principios bíblicos fueron violados y eso creó la situación para ese desastre matrimonial, ese fracaso en el matrimonio.

Rivka: Recuerdo que cuando estudiaba en una sinagoga ortodoxa, que en realidad existen leyes judías en relación con la interacción entre hombres y mujeres que no están casados ​​entre sí. ¿Quieres simplemente desglosar eso rápidamente?

Baruch: Una cosa, creo, muy relevante es que no estás solo con otro, si eres un hombre, una mujer o una mujer con otro hombre. Ahora, a veces, debido a los negocios y cosas así, es posible que tengas que cumplir, tal vez una obligación de tu trabajo, pero necesitas hacerlo en un lugar público de una manera que no cree la posibilidad de que algo inapropiado, que necesariamente no suceda, Pero empiecen tal vez a pensar pensamientos en esos aspectos.

Rivka: Y creo que hoy, Baruch estaba grabando un programa, ¿no es así?, sobre Joseph y la esposa de Potifar y, ¿quieres hablar un poco sobre eso?

Baruch: Ese capítulo, el capítulo 39 en el libro de Génesis, es muy importante porque, no es que José haya hecho algo malo, no hay nada impropio en su corazón, pero aprendemos algo. A veces no es solo una situación en la que he hecho algo, estoy pensando mal, me estoy comportando de manera incorrecta, pero ¿qué pasa con alguien más? Y no quieres ponerte en una posición en la que puedas ser tentado o podrías ser acusado de algo. Así que José, aunque en un sentido es inocente, no hizo nada malo, pero de ese pasaje aprendemos ley judía. José entró en una casa, era su trabajo, pero entró allí cuando la única otra persona allí era una mujer, a saber, la esposa de Potifar, la esposa de su jefe. Y como él estaba solo con ella y no había nadie más para verificar, pudo haber conseguido otro trabajador, el estaba a cargo de todo lo que había en esa casa, pudo haber traído a alguien, pero como no lo hizo, nosotros sabemos el resto de la historia. Le permitió a ella intentar seducirlo. Obviamente, él no quería tener nada que ver con esa conducta impropia, pero ella hizo una acusación, una falsa acusación, y no había manera de que él realmente se defendiera.

Rivka: Entonces, recapitulemos un poco sobre los comportamientos que podemos hacer para salvaguardar nuestros matrimonios. Y creo que lo primero que debemos hacer es tratar de no estar a solas con alguien del sexo opuesto a menos que sea en un lugar público y creo que, la mayoría de las veces, eso se puede arreglar. Hay salas de conferencias, lobbies públicos, lugares donde la gente puede reunirse y, por lo general, no es un problema arreglar eso. ¿Qué es algo más que crees que es importante?

Baruch: La conversación. Si es una reunión de negocios, y sabemos que a veces, debido al mundo en el que vivimos, los negocios que hacemos, tenemos que encontrarnos con alguien. Nuestro empleador nos puede decir que hagamos eso, pero asegurémonos de que cuando tengamos una reunión de negocios, no ingresemos información personal o simplemente se convierta en un momento social. 

Rivka: Creo que ese fue un punto que se mencionó en la transmisión que escuchamos y es que, se encuentra uno esperando las conversaciones con esta otra persona, si comienzan a desviarse para compartir información o, una de las peores cosas que he encontrado es que alguien comienza a quejarse de su cónyuge. Eso es muy importante que sepas, necesitas cortar eso inmediatamente.

Baruch: Y tal charla, en realidad, la gente quizás deba legítimamente desahogarse, pero ventile y comparta esas cosas con un amigo de confianza del mismo género. Cuando lo compartes con alguien de un sexo opuesto, estás diciendo que eres infeliz en tu relación, que tu relación no es satisfactoria e, incluso inconscientemente, lo que estás diciendo es que “quiero algo más”. Aunque te das cuenta o no, estás dando esa impresión.

Rivka: Eso es correcto. Así que me gustaría sugerir que, hoy, ores por tu relación con tu cónyuge y también sobre cómo interactúas con las personas con las que trabajas, tus vecinos, con varios amigos, y evalúes si de hecho estás manteniendo estas relaciones de una manera piadosa.

Baruch: En ese sentido, tenemos un amigo mutuo y él viaja en negocios. De hecho, la mayor parte de su negocio es viajar y lo hace con un equipo de hombres y mujeres. Y ha hecho una política, porque el equipo cambia, y tiene una política de que no sale a cenar con un grupo mixto, no sale y hace cosas sociales. A veces, para ahorrar dinero, la compañía les obliga a pasar un fin de semana en un lugar. Y no tienen trabajo que hacer, pero para ahorrar dinero, y tal vez debido a un vuelo yendo a otro lugar, pasarán una o dos noches y pueden realizar cosas sociales. Él a propósito no hace eso. ¿Y por qué? Sencillo. Él está salvaguardando su matrimonio. No quiere ponerse en una situación en la que pueda sentirse tentado, llegando a conocer a alguien. Y mucha gente piensa, bueno, debe haber algo mal con él. Bueno, la Escritura dice, cuando crees que estás de pie, ¿qué sucede? Te vas a caer Así que no te pongas en situaciones en las que se puedan crear cosas. Puedes pensar, no quiero crear esas cosas, mi mente está tan lejos como puede estar de eso, pero ten en cuenta que Satanás se enfocará en esas cosas. Así que protege, pon esas barreras, esos obstáculos que impiden que cualquier tipo de pensamientos impropios, comportamiento suceda.

Rivka: Y sólo un pensamiento final. Y, es decir, no deberías preocuparse por lo que otras personas puedan pensar de ti, cómo podría verse, que tu puedas parecer hostil. Tu responsabilidad es con el Señ-r y con tu relación con tu cónyuge, y esa es tu prioridad número uno.

Entonces, hasta la próxima vez que tengas un gran día.